Todo oficial de protección, especialista y supervisor de seguridad deberá siempre:

Responder a los requerimientos profesionales de su empleador.

Demostrar conducta ejemplar.

– Proteger información confidencial.

Mantener un lugar de trabajo seguro y protegido.

Su imagen debe mostrar profesionalismo.

Cumplir y hacer cumplir todas las leyes y reglamentos.

Fomentar buenas relaciones con la fuerza pública.

Desarrollar buen entendimiento con los demás profesionales.

– Esforzarse por obtener competencia profesional.

Fomentar altos estándares de ética a colegas, superiores y subordinados.